¿Periodista o blanco seguro?

Me resulta un poco extraño estar tomando una clase de periodismo y a la vez tener exposiciones en ella acerca de la violencia que se vive en torno a esta profesión en nuestro país.

Sin embargo, agradezco de manera infinita a nuestra profesora por hacernos ver la otra cara de la moneda. Sé de muchas instituciones donde este tipo de temas están prohibidos, si quiera mencionarlos al aire está fuera de la pregunta. Pues en nuestra clase, no sólo lo mencionamos sino que tenemos exposiciones preparadas por parte de compañeros para abrirnos los ojos de manera objetiva y con hechos hacia la situación que se vive hoy en día en nuestro país.

Anteriormente a esa clase, habíamos tenido una exposición de la serie “El Octavo Mandamiento” la cual trata precisamente de este tema. Fue muy impactante ver lo que se vivía en esa serie e IMAGINAR que eso era muy cercano a nuestra realidad. Sin embargo, me resultó aun más impactante en la exposición de mis compañeros ver casos reales, con fotos reales en donde claramente la realidad supera a la ficción.

De los casos presentados por mis compañeros, me queda muy grabado el caso de Lydia Cacho vs. Succar Kuri. Afortunadamente la periodista sigue con vida, pero es una pena no sólo imaginar sino estar conscientes de que en el mundo actual, digamos la palabra “afortunadamente” después de “sigue con vida” pues sabemos que han matado a periodistas por mucho menos.

Me queda claro que para ser periodista en este país es necesario tener, como se dice coloquialmente y de manera un poco vulgar, “muchos huevos” para ejercer esta profesión. Al final del día, y como he mencionado muchas veces en ensayos, la información es poder y el poder viene con ambos pesos en la balanza. Es muy interesante la posición en la que te pone tener acceso a ciertos niveles de información que involucran a personas en altos estratos de poder.

Necesitamos más mujeres como Lydia Cacho, quienes están dispuestas a poner su vida en riesgo para sacar información a la luz, pero también necesitamos un gobierno que ponga un alto a la violencia en contra de los periodistas.  No podemos seguir perdiendo elementos así por culpa de la violencia y corrupción que nos acecha a diario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s