”No importa cuánta humillación el mundo le depare, Donald la recibirá y volverá por más.”

Por: Emilia Hamdan

Como todos los veranos, me encontraba en nada menos que en Disneylandia. Cada 28 de Junio, sin falta, me llegaba a casa una invitación del mismismo Sombrerero loco y de la liebre para atender a la famosa fiesta del té. La invitación era bastante simpática pero servible, pues cada año como invitación me enviaban una hermosa tasa de té. La tasa, más chica de lo normal, era decorada con diferentes tipos de flores que jamás antes había visto pero debo aprovechar a decir que su belleza y sus colores me deslumbraban. La tasa siempre contenía un solo bloque de azúcar que con betún, un poco mal escrito, decía: tómame. Dependiendo de los bloques de azúcar que contuviera la tasa era el número de personas que me permitía el Sombrero loco ha invitar, pero por lo general, un poco especial, sólo me mandaban un bloque.

Días después, me encontraba tocando la puerta del gran castillo de Disneylandia. Siempre me recibían unos guardias, los mismísimos de cenicienta, quienes con mucha seriedad cuidaban del castillo. Les mostré la tasa, y de inmediato me dejaron pasar. El tamaño del castillo siempre me había sorprendido, todos los amigos de Walt Disney vivían en él y lo mas curioso de todo es que cada uno de ellos tenía su propio cuarto. Nunca antes había tenido tanta curiosidad de subir a ver la distribución de los cuartos, pues no entendía como tantos de ellos podían caber en el castillo. Subí, y cada que me acercaba más, se escuchaba muchísimo ruido; pero la voz que más me llamaba la atención era de nada menos que todo lo que decía el famoso Pato Donald.

Para aquellos que no saben quien es, les contaré un poco de su historia. Donald Fauntleroy Duck o el Pato Donald, hijo de Walt Disney, nace en 1934. Donald nació, como todos los patos, de un huevo en una granja amish en las afueras de Patolandia. Se tienen indicios de que su nombre es derivado de Donaldiño, un marinero brasileño durante la llegada del español Hernán Cortés a América. Donald, un tanto pervertido por salir siempre a la calle sin pantalones, vive en Patolandia con su tío, sus sobrinos y su novia Daisy. A Pato Donald se le han otorgado varios papeles importantes, hizo una serie de películas cuyo fin principal tenía el de incitarles a los niños de forma claramente subliminal a: comer sanamente, lavarse los dientes y ser un buen estudiante e hijo. El conocido pato hizo su debut el 9 de junio de 1934 como secundario en la historia The Wise Little Hen, en la que Donald ya mostró su carácter arisco al dar la espalda a una gallina que necesitaba ayuda para plantar y recolectar grano.

Al subir el último escalón, decido seguir aquella voz chistosa que me provoca tanta risa porque es difícil de entender. Por fin, me topo con él en la entrada de su cuarto, quien al parecer comparte con Daisy ya que ésta esta saliendo a toda prisa, bien arreglada como siempre, recordándole a Donald que a las ocho tienen cena con Mickey y Mimi. Daisy ni cuenta se da de mi presencia, pero Donald se me queda viendo con tanta curiosidad que de inmediato me pregunta sí soy el inspector Gadget. Sin contestación alguna, ya que su pregunta me pareció bastante inaudita, me le quede mirando con tanta seriedad que la interpreto como un si. De inmediato me dijo: ¡Empecemos pronto que hay mucho que contarte!

Al entrar al cuarto, me llegó una aroma extraña, jamás pude entender de donde venía, sólo les puedo decir que su olor me recordaba a las croquetas de mi perra Kiara. Me dirigió hacía una mesa con tres sillas que se encontraba a lado de una ventana. En la mesa se encontraba revuelto todo el maquillaje de Daisy, un tanto desgastado y maltratado, y un cuaderno con gran cantidad de números que hasta arriba decía “cuentas del tío rico McPato.” Después de examinar lo que había en la misa, me senté de manera que pudiera verlo de frente. Continúe examinando el cuarto y lo que más me sorprendió, y hasta envidia me dio, fue la enorme cama que estaba en el centro; tenía una colcha color rosa con rayas verticales blancas. Un buró de cada lado de la cama, en un lado la foto de Donald y en el otro la de Daisy. Seguía examinando cuando de repente, bastante ansioso, Donald empezó a pedirme que empezara con las preguntas. No pasaron ni tres segundos cuando repetitivamente me pedía que le hiciera las preguntas; no tenía ni idea de lo que estaba hablando pero su intensidad me hizo comenzarle  hacer preguntas.

¿Por qué usas camisa y sombrero de marinero?

Siempre quise ser marinero, pero nunca me aceptaron. En la escuela naval me decían “pato criollo”:

-¿Cuándo fue tu primera aparición en la televisión?

Mi primera aparición fue en la animación Sinfonías tontas y La gallinita sabia, el 15 de junio de 1934. Aunque debo mencionar que aparecí primero en un libro de historias de Disney del año 1931.

-En una oportunidad fue denunciado por exhibicionismo porque no llevaba pantalones, ¿qué opina?

Es una cuestión cultural, en los 70 no usar pantalones era normal, hasta resultaba simpático. Luego en los 90 con la aparición de personajes vestidos y el anime japonés, yo pasé de ser un pato carismático a un demonio y mala influencia para los niños. Ese juicio lo gane en tribunales, y puedo seguir trabajando sin pantalones ya que mi abogado citó varios dibujos, como “Winnie the pooh”, “Teletubies” y Barny” y así sigue la lista de personajes desnudos.

-¿Cómo está su relación con tío rico?

lo que tiene de rico lo tiene de avaro. En una sola oportunidad le pedí dinero, me lo prestó y me fue mal. Puse un Musimundo en Posadas, no estudié bien el mercado. Nunca me lo perdonó, algún día le devolveré la plata.

-¿Cómo se llaman tus tres sobrinos?

Jaimito, Juanito y Jorgito; quienes nacieron el 15 de abril de 1938. Siempre soy atacado, acosado y ridiculizado repetitivamente por ellos.

-¿Es cierto que superaste la popularidad del ratón Mickey?

Así es, para el año 1949 había superado en popularidad Mickey, convirtiéndome en la estrella de Disney. Antes de 1941 ya había aparecido en 50 animaciones aproximadamente. Entre 1941 y 1965 habría protagonizado más de cien.

-Cuéntame de tus episodios durante los tiempos de guerra.

Muchos de mis cortos durante el período de guerras fueron películas de propaganda, especialmente notable en Der Fuehrer’s Face, lanzada el 1 de enero de 1943.

-¿Hiciste otros cortos relacionados con la guerra?

Sí, otros cortos notables de este período incluyen los llamados “cortos de la Armada.” Seis películas que van siguiendo mi vida en la Armada de Estados Unidos, desde mi reclutamiento hasta mi vida en un campamento bajo las órdenes del sargento Pete El Negro, pasando por mi primer misión comando en donde tenía que sabotear una base aérea japonesa. Los títulos de esta serie incluyen:

▪                Donald Gets Drafted (1 de mayo de 1942)

▪                The Vanishing Private (25 de septiembre de 1942)

▪                Sky Trooper (6 de noviembre de 1942)

▪                Fall Out Fall In (23 de abril de 1943)

▪                The Old Army Game (5 de noviembre de 1943)

▪                Commando Duck (2 de junio de 1944)

Al finalizar dicha entrevista, me di cuenta que Donald contaba con un currículum que le supuso una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, y no sólo eso sino que también imponer su pata en cemento a la entrada del prestigioso Teatro Chino de la meca del cine, un honor reservado a pocas figuras de la gran pantalla.

Por: Emilia Hamdan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s