“Con todo respeto y tratando de ser lo más modesto posible yo soy un bailarín”: Al Pacino

Alfredo James Pacino
“Al Pacino”

 

 

Por Andrés Gaitán Gamboa

Primero estaba muy ocupado con el guión y las grabaciones de su nueva película “Stand Up Guys”, después solo tenía tiempo para sus hijos, pero el odio por Starbucks fue lo que nos llevó a un gran resultado. Al Pacino esta listo para revelar secretos del pasado y visiones del futuro, sin quitar su modestia respecto a que es un excelente bailarín.

Por más de tres semanas mantuve contacto con su asistente personal y ella solo me daba vueltas y vueltas sin especificar una fecha y un horario para poder juntarme con Al Pacino. Siempre me decía que estaba ocupado terminando la filmación de “Stand Up Guys” o viendo a sus hijos y que una entrevista en estos momentos no era lo más adecuado por la cantidad de trabajo que había tenido en los últimos meses. Cuando por fin logre convencerla me dijo una semana antes que hablaría con él pero que no me prometía nada.

Los días pasaban y no me tomaba la llamada. Sinceramente paso por mi mente el hecho de que se había burlado de mi y no me conseguiría la entrevista, mi trabajo dependía de ello y algunos colegas me decían “Al Pacino parece agradable, pero no creo que te de a ti una entrevista”, ya no sabía que hacer. Pasaba todo el día pegado al celular y al teléfono de casa prendiendo un cigarrillo tras otro. Me sentía listo pero me carcomía la idea de que la oportunidad de mi vida estaba siendo boicoteada por la asistente de mi estrella.

Desperté un domingo y ya era el séptimo día de espera, estaba decidido a marcar para que me dieran el veredicto, ¿era posible o no que me reuniera con Al Pacino? Sin embargo mi cabeza solo daba vueltas y no era el momento. Entre a la ducha para aclarar mis ideas y después tomar decisiones pero al enjabonarme la cabeza sonó el timbre del teléfono, no pude evitarlo y como reacción salte de la tina y corrí a contestar, era ella al otro lado y quería condicionar el lugar.

“¿Hola? ¿Con Andrés Gaitán? Muy bien, oye te conseguí la entrevista pero tendrá que ser mañana mismo temprano. ¿Te parece a las diez? Bueno no importa a las diez va a ser. ¡Ah! Al no quiere un restaurante ni nada así, esta dispuesto a contestar todo siempre y cuando sea en el Café Lalo porque en Starbucks no le gustan los cafés dulces. ¿Te parece? Ok, bueno nos vemos mañana. Ciao”

Mi mente estaba en shock. Los ojos empezaron a ponerse rojos por el jabón mientras escribía lo que ella estaba diciendo, no me dio tiempo ni de responder pero no había necesidad. Tenía la entrevista con Al Pacino.

A la mañana siguiente la cita era en el 201 West de la Calle 83, el café es reconocido en la ciudad pero era mi primera vez en el. Eran las 9:17AM y yo esperaba en una mesa al fondo del establecimiento. A pesar de que la cita fue acordada para las diez pensé que era mejor estar ahí antes. Me asomaba todo tiempo a la ventana para ver a los neoyorquinos caminar rápido a sus trabajos en una ciudad que no descansa. La mayoría de las personas que entraban al lugar no se daban el tiempo de sentarse, pedían un café y miraban su reloj como si de eso dependieran sus vidas. Ya no sabía que más hacer, revisaba mis preguntas una y otra vez además de prender un cigarrillo tras otro. No quería que hubiera errores pero eran casi las diez y no había recibido ninguna llamada ni parecían haber indicios de llegada del actor o su asistente.

No fue sino hasta las 10:18AM que llegó un Mercedes Benz S4 negro, la puerta trasera se abrió y salieron unos zapatos italianos seguidos por un traje negro, al asomar su cara se presentó con unos lentes negros, una sonrisa sínica (como en su papel de John Milton en el Abogado del Diablo) rodeada por una barba de candado de más de una semana y el cabello acomodado hacia atrás, por fin Al Pacino había llegado.

Entró al café con mucha personalidad sonriendo a la gente de una manera humilde, parecía una persona más en un lugar más, sin embargo la gente lo veía como lo que es, una figura y un increíble actor. Yo me levanté mientras el cruzaba frente a la caja por el pasillo que llevaba a la mesa, cuando por fin lo tuve en frente me congelé, él extendió su mano para saludar mientras dijo con su voz rasposa

–       ¿Tu eres Andrés Gaitán? Al Pacino, un gusto conocerte.

Yo no sabía que hacer, no era mi primer entrevista pero me quede pasmado unos segundos por su seguridad y aspecto. Sabía que había empezado mal pero seguía sin moverme. Su cara cambió a un aspecto de curiosidad al verme congelado y fue él el que salvó la entrevista al decir:

–       ¿Estas bien? – riéndose – No me digas que eres de esos malos reporteros que no saben que preguntar en una entrevista. Recuerda que tengo que ver a mis hijos después así que deberíamos de poder empezar.

Su comentario en forma burlona ayudó a que me cayera el veinte y pudiera reaccionar.

–       ¡No! Como cree señor Pacino, disculpe. Si, yo soy Andrés Gaitán y es un gusto y honor conocerlo por fin en persona.

–       No te preocupes – sonriendo una vez más – Y por favor no me digas señor Pacino, dime Al.

–       Ok, muchas gracias Al. Antes de empezar, ¿te gustaría pedir algo mientras preparo la grabadora?

–       ¿Es indispensable? – me preguntó.

–       ¿Qué cosa? ¿El ordenar? No, digo supuse que quería algo ya que por alguna razón me citó aquí.

–       No Andrés, la grabadora. Si voy a ordenar pero como le digo a muchas personas antes de grabar una toma, prefiero improvisar que aprenderme las cosas exactas del guión por más bueno que sea. Así que si no es indispensable la grabadora estaría más divertido sin ella.

–       ¡Ah! Se refería a la grabadora, digo no es indispensable pero por lo mismo que le gusta improvisar a mi me gustaría captar cada detalle de sus palabras, sino le molesta.

–       No, no me molesta – Me dijo mientras levantaba la mano para llamar la atención de un mesero – Lo que si me molesta es que sigas hablándome de usted, si vamos a entrar en mi intimidad al menos espero poder hablar con un “amigo”.

–       Me parece perfecto. Porque no comenzamos diciéndonos un poco de ti. ¿Cuál es tu verdadero nombre?

–       En mi acta de nacimiento dice que mi nombre es Alfred James Pacino.

–       ¿No es Alfredo lo que dice?

–       ¡Oh! Tal vez tengas razón en eso – Se ríe mientras saca un puro de su saco.

–       Perdón que me ría pero estoy seguro de que si dice Alfredo. Pero bueno cuéntame ¿Por qué empezaste a actuar?

–       Siempre me gustó. Desde que era niño era todo lo que hacía.

–       Y ¿hubo algo que te orientara a hacerlo?

–       Pues de hecho si. Mi mamá me crió desde pequeño ya que mi padre nos dejó cuando yo tenía cuatro años. El apoyo de mi madre siempre fueron mis abuelos con los que también aprendí a crecer, sin embargo lo que marcó mi rumbo hacia la actuación fue el que mi madre me llevara al cine en las tardes después de su trabajo, siempre observaba bien las actuaciones y al regresar interpretaba en la cocina o en la sala pequeñas escenas. A veces solo para mi y a veces inclusive para la familia y algunos amigos.

–       Entonces ¿naciste con el talento?

–       No se si nací con el talento – comenta con una sonrisa mientras fuma de su puro – Lo que si se es que desde que nací siempre quise actuar y el tener la oportunidad de ver cine y aprender aún más influyó en que me dedicara a la actuación.

–        ¿Consideras que las películas son una herramienta de aprendizaje para la actuación considerando que así fue como empezaste?

–       Cualquier arte es una herramienta de aprendizaje. Estas hablando con alguien que literalmente tuvo una educación con base en el teatro y el cine porque tenía que aprender a representar diferentes roles. Yo nunca fui a un colegio y todo lo que he aprendido ha sido buscando como son estas personas, que hacen, como lo hacen y sobretodo en que mundo operan.

–       Retomando un poco del inicio de tu trayectoria, el papel que te dio la primera nominación al Oscar e impulsó tu carrera fue el de Michael Corleone en la película de El Padrino (The Godfather). Se habló y se chismeó mucho que la casa productora, Paramount Pictures, no quería que se hiciera un casting y mucho menos creía que tú, un novato en su momento, fueras el indicado para desarrollar ese personaje. ¿Es eso cierto?

–       Si, la verdad es muy cierto. Paramount presionaba a Coppola en conseguir a otra persona para el personaje y ¿sabes que? Yo también quería que escogieran a otro, no podía creer ni me sentía seguro de que yo fuera el indicado para hacer a Michael. Sin embargo yo conocía a Frank de tiempo antes y el estaba seguro de que era el indicado y discutió en muchas juntas que si yo no hacía el papel el no hacía la película. Al final me tuvieron en prueba los de Paramount para ver los avances, lo que Frank hizo fue adelantar la grabación de la escena en el restaurant donde asesino al jefe de policía y al traidor que atacó a mi padre (Vito Corleone protagonizado por Marlon Brando, ganador del premio al Oscar por ese papel). Al hacer esto Frank dio en el clavo ya que al ver ese avance los directivos de Paramount dejaron de presionarlo y estuvieron de acuerdo con que yo tuviera ese papel.

–       Has sido nominado ocho veces al Oscar y ganador de uno, 15 nominaciones al Globo de Oro ganando cuatro, cinco premios BAFTA ganando dos, tienes dos Primme Time Emmys por tu trabajo en la pantalla chica y dos premios Tonys por tu trabajo en el escenario (teatro), después de tu carrera de nominaciones, premios y condecoraciones por tu trayectoria ¿te sientes más seguro en el medio, que digamos, en 1977?

–        Estoy seguro de saber cosas que me gustarían hacer (profesionalmente). Pero siempre uno necesita de cierta inseguridad siendo un actor. Mantiene la caldera caliente ¿sabes? Como te dije hace unos momentos, yo estaba inseguro de mi papel como Michael ya que no era fácil, tenía esa inseguridad por no saber que hacer. No he empezado a pensar en el retiro. Fue un shock para mi escuchar que Paul Newman se retiraría a los 82 años. Muchos actores solo se desvanecen como viejos soldados.

Al Pacino ha sido nominado al Oscar 8 veces y lo ganó por su papel de Michael Corleone en “El Padrino”

–        Ya que tu trayectoria es amplia en algún momento ¿te has arrepentido de rechazar papeles?

–        Si, lo he hecho. Hubo un periodo en mi vida que simplemente rechazaba papeles sin razón alguna excepto porque no quería trabajar. Eso fue en los ´70s. Incluso ahora es difícil conocerse como un actor. Solo una vez y en un momento te llega esa sensación por un papel. Yo recomiendo ver The Dresser. Es una gran película si quieres aprender de los actores.

–        ¿Quién consideras que hace la mejor impresión de Al Pacino?

–        Te aseguro que yo no – Riéndose una vez más – Kevin Spacey se acerca mucho. Jamie Foxx hace una buena rendición de mi. Más que nada depende del talento para representar el instrumento.

–        Hablando claramente de Al Pacino, si una película fuera a hacerse respecto a tu vida, ¿como se llamaría y quién te interpretaría?

–        Se llamaría La Historia de Dustin Hoffman. Cuando apenas empezábamos, (Robert) De Niro, yo y Hoffman siempre estuvimos entrelazados. La gente nos confundía al uno con el otro.

–        Actualmente, cuando te paras frente al espejo, ¿qué es lo que ves?

–        Mas bien es lo que trato de no ver. Solo me veo a mi viéndome a mi y es lo más lejos que llego. Entro en una zona. ¿Me tengo que rasurar? ¿Mi cabello esta demasiado largo? ¿Estoy teniendo un buen día? ¿tendría que lavar mi cara una vez más ahora? Eso es lo más lejos que llega. Como persona y sobretodo como actor lo que más me ayuda a desarrollarme o desenvolverme es hacerme preguntas, pero no solo hacerme preguntas sino dejarlas abiertas, no responderlas.

–        ¿Eres una persona feliz Al?

–        ¿Feliz? Aún no estoy seguro de ello. Tengo mis días. Hay momentos en los que tienes sentimientos de bien estar, cierta paz. Hay periodos donde es más frecuente que otros. Mis hijos me hacen feliz.

–        ¿ Te sientes satisfecho con la visión que le das a los films que has dirigido?

–        En Buscando a Richard (Looking for Richard) tuve una clara visión. ¿Salomaybe?, la película que estoy haciendo en este momento (acerca de la obra de Oscar Wilde Salome) es la primera vez que siento una pasión sin tener una visión y espero que esa pasión me guíe a la visión que necesito. Pienso eso porque me considero un director de tiempo completo. Actuar es un contrato. Yo miro al mundo como un actor mira al mundo porque de eso se trata toda la vida.

–        Si tu no te hubieras dedicado a la actuación ¿a que carrera te hubiera gustado dedicarte?

–        Una vez realice el personaje de un cocinero en la película de Frankie y Johnny (Frankie and Johnny). Si tuviera que hacer cualquier cosa seria eso.

–        ¿Y que sería lo único que no te gustaría hacer?

–        La única cosa que nunca haría sería trabajar en el transporte de mobiliaria casera, alguna vez lo hice y mover muebles de una casa a otra es en verdad muy pesado. Eso jamás lo haría, de nuevo.

–        Muchos dicen que eres una persona reservada, muy privada en muchos aspectos, pero escuche que eres un muy buen bailarín.

–        Así es – Sonríe y asiente con la cabeza.

–        ¿Considerarías participar en Dancing with the Stars?

–        La verdad lo consideraría. Con todo respeto y tratando de ser lo más modesto posible yo soy un bailarín. Pero no creo que participaría en ese reality porque soy demasiado tímido.

–        El Actors Studio, de donde tu naciste prácticamente como actor, te ha dado la oportunidad de que seas parte de las vidas de jóvenes actores. Como co-presidente junto con Ellen Burstyn y Harvey Keitel, ¿cómo te sientes al respecto?

–        No puedo mentir. Es una experiencia y una sensación increíble el poder ser parte de la casa de donde crecí como actor. Como te digo soy tímido, pero el poder contar experiencias a los jóvenes aprendices es mágico. Estoy orgulloso de poder ser parte de ello.

–        Y estando ahí, ¿alguna vez has pensado en dar clases?

–        No me siento como un profesor. Los profesores tienen cierto talento para eso. Ellos pueden sacarle placer a enseñar y eso tiene significado para ellos. Simplemente yo no soy así. Actualmente no he pensado hacerlo y no creo que en algún momento lo haga. Yo solo me expreso a mi mismo y espero que alguien se relacione con eso.  He estado alrededor de maestros toda mi vida y cuando estas al lado de los grandes es algo realmente magnífico. Te cambia la vida. Hay ocasiones en que he moderado en el Actors Studio, eso significa que te sientas en sesiones donde actores profesionales vienen y trabajan en cosas de varias escenas y el moderador les habla sobre lo que están haciendo. Esos son momento aterradores para mi. Nunca sabes que puedes decir, porque un actor esta en una posición vulnerable. Lo único que no quieres es decir algo incorrecto. He visto actores que por años lastiman por razones innecesarias que pudieron no haberse dicho.

–        Para terminar ¿qué podemos esperar de Al Pacino de cara a los próximos años?

–        De Al Pacino podemos esperar todo. Por lo pronto quiero seguir con mi carrera de actor y trascender más en mi carrera como director. Quiero pasar mucho tiempo con mis hijos que como te dije me hacen muy feliz y me gustaría poder llevar una vida más en relación a ellos. Quien sabe, tal vez hasta casarme.

–        Me parece perfecto. Espero que así sea. Ha sido un extraordinario gusto y honor el poder conocerlo. Te agradezco mucho el tiempo que me dedicaste y no me queda más que avisarte cuando saldrá la entrevista, por ahora.

–        Muchas gracias a ti Andrés. Espero no haya sido un inconveniente en lo absoluto pero ahora debo marcharme a ver a mis hijos. Gracias por el café y espero tu llamada.

 

Esta fue una entrevista ficticia preparada por Andrés Gaitán para desarrollar un ejercicio de investigación y entrevista. La plática, así como la trama de ésta entrevista es completamente ficticia, aunque la mayoría de las respuestas de Al Pacino fueron obtenidas de verdaderas entrevistas al actor ganador del premio de la Academia.

Anuncios

2 Respuestas a ““Con todo respeto y tratando de ser lo más modesto posible yo soy un bailarín”: Al Pacino

  1. Muy buen trabajo que nos ayujda a conocer parte de lo que más te ha llamado la atención de nuestras reflexiones sobre periodismo y mucho de lo que es el mundo del cine.
    Falta poner el número que nos conecte con los sitios de donde tomaste las respuestas.
    Saudos

  2. Un muy buen trabajo que nos deja conocer un poco más a este gran actor que ha marcado la historia del cine, me gustó el formato del trabajo por que lo hace fácil de leer y es fácil de comprender también, te felicito Andrés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s