Reflexión sobre la entrevista a García Márquez

Por: Ana Belén García Carrera

Gabriel García Márquez

Boris Muñoz nos va construyendo poco a poco el ambiente en donde se va desarrollando la “entrevista” con Gabriel García Márquez, el periodista está sentado en los sillones del lobby de un hotel newyorkino, que a juzgar por la vestimenta del escritor se podría intuir que es época de frío. Al mismo tiempo, nos va relatando el trabajo que le costó poder hablar con García Márquez, quien al principio no quería darle la entrevista; pero al ver que el periodista está dispuesto a esperarlo el tiempo que sea necesario, decide concederle 15 minutos que terminan siendo el triple.

El periodista tenía preparada su grabadora en mano para poder hacer la entrevista pero García Márquez no le permite que lo grabe, sin embargo no titubeo y le hizo las preguntas que tenía preparadas confiando en su buena memoria. Al momento de plasmarla en papel, cuenta todo en tercera persona para hacerlo más interesante y poder enganchar al lector hablando de un periodista “novato”.

La relación entre Boris Muñoz y García Márquez al principio era la de dos extraños, hasta un poco tensa, se podría decir. Pero poco a poco el periodista logra que el escritor se vaya metiendo en la plática, para que al final se despidan como si fueran a verse de nuevo en alguna otra ocasión. Unas veces García Márquez le devuelve las preguntas con otras preguntas como para ayudarle a formular mejor lo que va a preguntar y guiándolo un poco durante la charla.

Creo que Boris Muñoz logra su objetivo perfectamente. Me podría identificar con él porque es una persona que no se da por vencida fácilmente, no le importa que lo rechacen dos o tres veces, él sigue insistiendo hasta alcanzar su cometido. En su lugar, probablemente me hubiera puesto algo nerviosa al principio pero creo que ya estando ahí también hubiera conseguido hacerle la entrevista a García Márquez, siendo un escritor a quien yo en especial admiro mucho.

Las preguntas que me parecieron más interesantes y que podría hacerle a otro personaje como García Márquez fueron las siguientes: ¿cómo ve usted la situación de América Latina? Pobreza, drogas, corrupción…¿por qué le preocupa tanto el periodismo? ¿cuál es el papel que le asigna en la actualidad y el futuro de Latinoamérica? ¿cuál es el mayor problema al escribir? ¿cuál es la frontera que separa al periodismo de la literatura? Y ¿cómo se ve a sí mismo en este momento?

La construcción de la imagen de periodismo en el Octavo Mandamiento está enfocada un poco más a la actualidad, al mundo de la inmediatez en el que estamos inmersos con todas las redes sociales y el Internet. Aunque se podría comparar con la imagen del periodismo que nos plasma Boris Muñoz en su texto ya que ambos se enfocan en la búsqueda de la verdad, tratar de poner la realidad lo más cercana posible a lo que es. Así como García Márquez cuenta historias, los periodistas lo deben hacer diariamente pero de historias que pasan en nuestro país y en el mundo, historias que muchas veces rebasan la ficción.

Creo que este ejercicio nos ayuda a reflexionar sobre el periodismo, los reportajes y las entrevistas; así como de las historias que encontramos a nuestro alrededor que son las que nos deben inspirar para escribir y tratar de hacer nuestro textos verosímiles y al mismo tiempo entretenidos, plasmando la realidad lo mejor posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s